CATALOGO BEPO PDF

Mozuru No modelo trek coloque a barra traseira no lugar e ai prenda a capota nas barras laterais. Distribuidor para todo o Brasil da linha: Info Comune di Campitello tel: Gift Alforjes — Fabricante de alforjes, bolsas e malas de viagem para motocicleta. Revenda pra todo o Brasil. Capotas para Jipe Troller e Land Rover. Vende em todo o Estado do Rio de Janeiro. Ese es nuestro compromiso.

Author:Gardat Grojinn
Country:Denmark
Language:English (Spanish)
Genre:Sex
Published (Last):1 September 2011
Pages:445
PDF File Size:1.17 Mb
ePub File Size:15.42 Mb
ISBN:489-8-49148-223-2
Downloads:48641
Price:Free* [*Free Regsitration Required]
Uploader:Dir



Esto quiere decir que sabia hablar como si su voz saliera de la boca de su mueco Ruperto. Juntos habian recorrido los escenarios de todo el mundo. Trabajaban vestidos exactamente igual: chaqueta negra, pantalones a cuadros, bufanda blanca y, en la cabeza, un bonbin. Don Bepo sentaba en sus rodillas a Ruperto, que era casi tan grande como l.

Y el mueco decia unas cosas tan divertidas que la gente se moria de risa. En una ocacion, de tanto reir, a un seor se le escapo el peluquin. Ya una nia se le olvido que tenia un helado en la mano. Al seos le pusieron el peluquin en su sitio durante el descanso.

A la nia se le lleno el vestido de churretes de crema y su mama se lo limpio con un pauelo. Siempre, al final del espectaculo, sonaban grandes aplausos. Don Bepo y Ruperto saludaban muy fino. A veces, hasta les tiraban flores. Un dia Don Bepo se miro al espejo. La barba se le habia puesto blanca y en la cabeza no le quedaba ni un pelo. Me he hecho viejo sin darme cuenta y sin descansar un solo dia. Y penso que ya era hora detomarse unas vacaciones.

Metio a Ruperto en la maleta, donde el mueco viajava siempre, y se marcho con l a la casita que tenia en su pueblo. LLegaron al atardecer. Don Bepo guardo su traje de trabajador en un baul, suspirando con un poquito de pena. Luego, se puso unos pantalones anchos, una camisa de rayas amarillas y azules y un gran sombrero de paja. Y salio a dar una vuelta por la huerta que rodeaba la casa.

Alli le esperaba una desagradable sorpresa. Los gorriones habian picoteado los tomates y las sandias. Y se comerian tambien, sino hacia algo para impedirlo, las manzanas que ya empezaban a pintarse de color rojo. Y los guisantes que ya abultaban dentro de su vainas. Don Bepo saco al mueco de la maleta y le dijo: Ruperto, desde ahora tendras un nuevo empleo. Serviras de espantapajaros. Y lo planto en medio de la huerta antes de irse a dormir.

El mueco estaba furioso. Hacerme esto a mi! En seguida se pregunto que olor seria ese que llegaba a sus narices. Era la primera vez que iba al campo y no estaba enterado de lo que habia alli. Una voz amable dijo: Repollo Que? Digo que ese olor es de repollo, Hay muchos plantados en la Huerta.

La que hablaba era una mujer baja, gordita, con falda floreada, delantal, zuecos, y una corona de hojas de alcachofa sobre su pelo oscuro. En la Mano llevaba una lustroza zanahoria.

Quien eres tu? Pregunto el mueco. El hada verurina. Ruperto solto una risa burlona. Yo creia que las hadas eran rubias y esbeltas y que llevaban vestidos de seda bordada. Esas son las que viven en castillos se tratan con Reyes y princesas.

Yo soy un hada campesina contest ella modestamente. Verdurina enarbol la zanahoria. Aqu Ruperto, que esa noche estaba de lo ms antiptico dijo: las zanahorias sirven para hacer guisos, no encantamientos! Esta sirve para muchas ms cosas. Pregunt el mueco desconfiado. Gracias a su mgico poder, las fresas se llenan de sumo, los rboles crecen hasta rozar las nubes, y las calabazas se hacen tan grandes que podran llevar al palacio a cenicienta con toda su familia.

Una idea se encendi, como una bengala, en la cabeza de Ruperto. Quiero marcharme. Verdurina hizo un gesto de extraeza. No me gusta este lugar si miras a tu alrededor Dijo heladas suavemente. Ruperto se call el sombrero hasta la nariz y replic desdeoso: para lo que hay que ver aqu prefiero no ver nada en esto se oy consistido y una voz colrica: de djame dormir el hada explic, bajito: es el caracol.

Lo hemos despertado con nuestra charla. Pues haz lo que he querido y no hablemos ms. Verdurina se ech atrs la corona de hojas de alcachofa y se aliso el flequillo.

Est bien, aunque si me escuchadas Date prisa, que volver a enfadarse el caracol. El hada toc con la zanahoria mgica el hombro de Ruperto, murmurando unas palabras que sonaban a idioma extranjero. El mueco dio un brinco para probar su mueva habilidad. Y, sin pararse siquiera a dar las gracias, se puso el sombrero en su sitio y se alej, bailando de contento. Tom una carretera que se extenda ante el como una raya trazada con tiza blanca tan ocupado estaba pensando que tena el mundo a su alcance, que no vio o un camin que vena en direccin contraria.

Por suerte salto justo al tiempo de impedir que lo convirtiera en pur de mueco. Vaya se dijo de ahora en adelante tendr que andar con ms cuidado. Ya era de da cuando lleg a una gran ciudad. La conoca, pues una vez haba trabajado all condn Bepo. Me reconocern, me ofrecern un magnfico contrato.

Y volver a ser famoso se hizo ilusiones Ruperto. Pero nadie se fijaba en el punto nadie levantaba la mirada del suelo para sonrer usa lugar a los que pasaban. Todos seguan su camino deprisa y con expresin preocupada. Las calles estaban llenas de coches, autobuses motocicletas hacan un ruido infernal y soltaban humo negro y espeso. Ruperto lagrimeaba, tosa. No, este sitio tampoco le gustaba. Ech a andar hacia las afueras de la ciudad, una Seora que barra el portal de su casa le pregunt: qu es lo que vende joven?

Nada contest tartamudeando. Ah como parece uno de esos que salen en los anuncios de la tele Ruperto, azorado,azarado, apret el paso hasta llegar a una granja que le pareci bastante pacfica. Las gallinas escarbaban buscando algn bocado sabroso para sus pollitos. Los gansos se contorneaban igual que si bailaran al son de una msica que slo de ellos oan. Pero la paz dur poco. Un par de perrazos guardianes se abalanzaron hacia intruso. Ruperto consigui librarse del ataque a duras penas, y escap con la ropa hecha jirones y perdiendo su bombn.

Corri tanto que, al rato, tuvo que tumbarse para descansar. Cerr los ojos. Una siesta no le vendra nada mal. Poco despus sinti que unos deditos recorran su cara, sus manos, sus pies.

No es un hombre no. Es un mueco. Ya te lo haba dicho. Podramos hacer una hubiera estupenda con el! Los dos nios que lo haban descubierto se fueron a buscar lea y se le pusieron los pelos de punta al ver que Ruperto se levantaba y sala disparado despus de atravesar una pradera, un bosque y un arroyo, el mueco se dej caer al suelo, con los ojos cerrados no saban dnde estaba. Le daba igual. Ya no poda dar un paso ms.

Al cabo de un momento sinti un morro peludo hacindole cosquillas en las orejas. Y oy un ladrido alegre, como un saludo de bienvenida. Ruperto abri un ojo, mientras reconoca un olor familiar. Repollo o a eso ola abri o el otro ojo.

Estaba en la puerta de don Bepo y tena a chusco a su lado!

ANALYZING COMPUTER SECURITY PFLEEGER PDF

ALWAYS AHEAD

.

APARELHO FONADOR PDF

M-040B - BEPO - Unitário

.

CHAETOPHRACTUS NATIONI PDF

Defensa Sport Negra Mazda BT-50 Doble Cabina (13-18) - Bepo

.

Related Articles